HORA DE ECOTURISMO | DIARIO RIO NEGRO suplemento VOY

La aldea deja atrás la extracción forestal como sostén económico y busca atraer a los visitantes que quieren disfrutar de los bosques nativos.

Un grano de polen. Viento, y un cono, la flor femenina. Es todo lo necesario para que comience el proceso.Un grano de polen, si fue una primavera seca, podrá volar desde la flor masculina hasta ese cono en una araucaria cercana, de un individuo hembra. Una primavera más pasará, y comenzará el otoño. Dieciocho meses después del vuelo, 160 a 180 semillas se desprenderán del cono con el calor del sol, ayudadas por los loros y cachañas que llegaron a la tierra de los pehuenes a buscar su alimento. El ruido desde una araucaria cercana. Se desprende una lluvia de semillas. Sobre las sendas, sobre las cañas, sobre nosotros. Es un regalo. Nos recuerdan todos los otoños quienes son al dejar caer su lluvia de semillas. Hoy, las personas al comenzar el otoño se inclinan para la recolección. Hoy, caminamos bajo su sombra. Hoy, esquiamos en los bosques abiertos, en el silencio helado del valle.
Hoy, las primeras semillas tiernas en el disco, son compartidas en una reunión de vecinos, junto al agua de los mates y la carne al fuego. Hoy, las bolsas con semillas se guardan en pozos al frío, que las conservará hasta que la bolsa esté vacía, luego de la diaria ración invernal que se hierve sobre la estufa de nuestras casas.
Hoy , nuestros cocineros transforman glúcidos en sabores. Nuestra cocina de Patagonia norte, su sabor de montaña.


Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s