FOTOGRAFIA EN EL INVIERNO DE PATAGONIA NORTE |


No son nuevos, no se conocian como tales o solo fueron olvidados al lado de otros,  aun aunque no son algo pequeño que puede pasar desapercibido. 
Como tantas cosas que aun no hemos visto, o hemos olvidado al lado de otras.



Ir hacia lo desconocido en nuestro entorno es natural, e inevitable. Esta en nuestros genes,

No es siempre el deseo de conquistar nuevos areas geograficas y todo lo que ahi se encuentra. Solo verlas. 

nuestra region desde Vn lanin


Saber que hay, que se ve desde ahi, y comprender ese punto que somos dentro del sistema que nos rodea.

Cuando caminamos en el bosque , en un filo, o eskiamos hasta el fondo de valle, es para ver.

cerro Colorado desde derro chenque co | moquehue


Cuando ver ya no alcanza, comienza la fotografia. Cual seria el sentido si quedase solo en las pupilas? nadie mas podria saber si no se comparte.

doble amanecer en  Lanin. nube de cenizas del Vn Puyehue a menos de 2500msnm


Entonces es yo veo, nosotros vemos.



Para una guia de trekking, la fotografia es un registro parcial, aunque un registro necesario , de lo que sucede en ese sistema infinito que se llama paisaje. Es que encontramos los guias tanto encanto en el paisaje, un sistema que funciona tan bien, que no podemos evitar tratar de contarlo en una foto
Cuando ya no alcanza con contarlo, llevamos a otras personas para que cada uno puedan ayudar a contar algo mas. ese detalle que  mas les gusto , esa imagen que significa muchas cosas.
Es que hay tanto … una sola persona no podria. Y asi comienza…

Entramos al paisaje a ver.



Ver el viento en los colores frios de la nieve de los filos. Crujiente y seca, y su brillo helado.


Ver, la perfeccion matematica en la distribucion de las hojas de la Araucaria araucana. Fractales verdes recreados desde hace 200 millones de años.



O los conos con mas de 100 semillas encajadas perfectamente hasta que llega el momento de caer al suelo., sus detalles mejorados durante millones de inviernos, o sus flores masculinas repletas de polen esperando el viento que sopla en primavera.


Ver y recordar el rojo nothofagus del otoño





Tan intenso, y tan diverso que antes de caer las hojas de ñires y lengas se quemaron en rojos amarillos, magentas, bermellones y chocolates sobre todas las laderas que rodean el Lago Moquehue.



Ver el grupo caminando en la nieve reluciente. Y nuestras montañas del distrito del pehuen, permitiendonos hacerlo. Inmutables, conteniendo todas las fotografias que aun no sucedieron.




Ver, los perfiles de los cerros, milenaria escena modificada por los volcanes cercanos, haciendolos crecer.

Vn lonquimay desde Vn Batea Mahuida

Y luego el hielo, partiendo una y otra vez las piedras para llevarselas hacia el E. los increibles laberintos que tallo el hielo. Tan precisamente delineados que hoy el agua sigue recorriendolos, y el viento. Y la lluvia . Siempre hacia el E todo puede verse seguir ese camino.

Ver, el cielo sobre el blanco , y los condores volar en él curioseando sobre nosotros, y ver lo que mi amigo Diego vio y sus ojos inmortales transformaron en pixeles perfectos, fotos unicas, que cuentan la tecnica impecable de los vultures en el viento de Patagonia. El encanto del vuelo.
Las nubes. El cielo de la tierra del pehuen.

cerro La bella durmiente desde cerro Chenque co 1 moquehue

Ver, y recordar lo que hay debajo del blanco en el area de filos, todo lo que esta esperando bajo la nieve. Nassauvias, chaethanteras, senecios, y rodophialas. su color vibrante.

Rodophiala andicola y su polinizador.
Todas esas especies vegetales en forma de hierbas y pequeños arbustos en estado de latencia, que en el breve periodo estival transforman esa energia vegetal en color y aromas.

Memoria de especie, que impulsa a atraer asi a los polinizadores de los semideseirtos de altura. Tan desarrollada tienen esa tecnica a traves a siglos de evolucion, que tambien atraen fotografos, que se acercan tirandose en el suelo para registrar los detalles desde otra perspectiva.


Las fotografias de las flores de alta montaña son como haikus que pueden verse, palabras-perfume de pixeles, que cuentan en la primavera la perfecta y funcional belleza de nuestra flora nativa.

Ver las noches cuando hay luna sin nubes , como si fuesen dias en colores frios .
La nieve helada brilla
Escarcha, cristales sobre absolutamente todo . Solo las araucarias nos recuerdan donde estamos .





El equilibrio inmutable del bosque. Las nubes de lluvia que se descuelgan dentro de los valles desde los filos. 


El silencio cuando nieva.


Los botones florales esperando en el blanco helado. El frio.


Ver, y contarlo todo en fotos.


Es una pequeña manera de intentar ver lo que no puede verse.

La perfeccion. El funcionamiento de ese sistema de infinitas relaciones: nuestras montañas de Patagonia Norte. 

una pequeña parte de ellas…


Tan exactas que nos permiten entrar solo cuando comprendemos que somos una pequeña parte de ellas.




Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s